Bienvenidos al Blog de Ysana Vida Sana
Seleccionar página

Qué es el sueño y para qué sirve

El sueño es un proceso biológico de gran complejidad que contribuye a un funcionamiento adecuado de nuestro sistema inmunológico, vascular y endocrino, entre otros, fomentando:

  • El procesamiento de la información.
  • La fijación de las memorias.
  • La recuperación física.

Los patrones de sueño pueden variar en función de los ritmos y necesidades fisiológicas de cada persona, modificándose la cantidad necesaria de sueño según la edad y considerándose perjudicial tanto medias inferiores como superiores a las indicadas:

                                       

Fases y fisiología del sueño

El tiempo que una persona tarda en dormirse (latencia del sueño), suele rondar entre 1 y 30 minutos. En caso de latencias superiores, hablaríamos de dificultades en la conciliación del sueño.

Una vez conciliado el sueño, éste consta de diversas fases de aproximadamente 90 minutos (puede oscilar entre 70 y 100), que se repiten unas 4 o 5 veces a lo largo de la noche. Estas fases son principalmente dos:

  • El sueño no REM
    Consta de dos fases superficiales en las que se reviven sueños de la actividad del día y una fase de sueño profundo, en la que no hay sueños:
    – Fase I (entre 1 y 7 minutos) es de transición entre sueño y vigilia, por lo que cualquier estímulo mínimo podrá despertar a la persona.
    – Fase II (de 10 a 25 minutos) en la que los estímulos requeridos para que la persona se despierte tendrán que ser mayores.
    – Fase III de sueño profundo es la más reparadora para el organismo.Durante este sueño no REM se presenta un estado muscular en descanso progresivo, con autorregulación de la temperatura corporal más disminución y estabilidad de la tensión arterial, la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria. Se segrega hormona del crecimiento y prolactina, que favorecen la regeneración de tejidos, y se da un aumento progresivo de cortisol conforme se acerca la hora de despertar.
  • El sueño REM
    Esta fase se produce hacia los 90 minutos de dormirse y en ella se tienen sueños simbólicos frecuentes. Los estímulos necesarios para despertarse en esta etapa serán variables, ya que en muchas ocasiones éstos son asimilados en el contenido del sueño.
    Durante este sueño se da un movimiento ocular rápido (REM: Rapid Eye Movement) y pérdida del tono muscular. La temperatura corporal varía según la temperatura del medio ambiente (pudiendo pasar frío o calor con mayor facilidad) y se produce una inestabilidad en la tensión arterial, en la frecuencia cardíaca y en la frecuencia respiratoria, con aparición frecuente de erecciones nocturnas. El porcentaje que ocupa el sueño REM en el sueño va disminuyendo con la edad: ocupa aproximadamente un 25% del sueño total del adulto y va disminuyendo hasta que en la vejez se tiene un sueño más superficial.

Con el paso de las horas, los periodos de sueño profundo van reduciéndose y los de sueño REM van aumentando, siendo el sueño de la madrugada más ligero que el previo.

Consecuencias de no dormir bien

Cuando nuestro sueño es insuficiente, ya sea en cantidad o en calidad, esto puede tener repercusiones en la salud:

  • Alteraciones cognitivas que afecten a nuestro rendimiento mental: reducción en la velocidad de reacción y procesamiento de la información, en la consolidación de memorias, en tareas de atención complejas y en la capacidad para tomar decisiones.
  • Alteraciones del estado de ánimo, relacionadas con sintomatología ansiosa y depresiva: mayor irritabilidad y mayores dificultades en las relaciones personales.
  • Alteraciones de tipo vascular: aumento de la presión arterial, fomento de enfermedades del corazón u ocurrencia de accidentes cerebrovasculares.
  • Fomentar otras condiciones médicas: relacionadas con la función hepática, obesidad o diabetes tipo 2.

Es por ello que resulta de gran importancia el adoptar unos hábitos de sueño saludables que nos permitan conseguir una adecuada cantidad y calidad del sueño.

Artículos relacionados

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email