Bienvenidos al Blog de Ysana Vida Sana
Seleccionar página

Todos tenemos días difíciles en los que parece imposible que algo pueda mejorar nuestro estado de ánimo.

Días en los que te despiertas irritable, susceptible, desganado o incluso todo a la vez. Es inevitable, no siempre se puede estar de buen humor. El estrés en el trabajo, las múltiples obligaciones diarias o tener poco tiempo libre del que disfrutar a menudo pasan factura a nuestro bienestar emocional.

Antes de que el desánimo se apodere de ti y entres en una espiral de desaliento, puedes probar uno de los siguientes consejos y recuperar el control de tu día:

  1. Di “buenos días” y “gracias”. A todo el mundo. A tu vecino, al conductor del autobús, a tus compañeros de trabajo. Saludar y mostrarse agradecido no supone ningún esfuerzo y, en cambio, provoca un cambio de mentalidad instantáneo hacia sensaciones positivas como el entusiasmo, el optimismo y la felicidad.
  2. Lee algo que te inspire. Deja las noticias para otro momento. En vez de leer el periódico, escoge un libro que despierte tu ingenio, que te sugiera nuevas ideas o que restaure tu fe en la humanidad. Y, si no te apetece leer, internet está repleto de charlas motivacionales e historias conmovedoras que provocan el mismo efecto.
  3. Toma el sol. El Sol nos hace más felices. ¡Literalmente! La luz del Sol interrumpe la producción de melatonina y promueve la acumulación de serotonina, la hormona de la felicidad. ¡Todo un remedio natural para el decaimiento!
  4. Halaga a alguien. Elogiar a otra persona es una de las maneras más rápidas de mejorar el día de otros y de ponerte a ti mismo de buen humor. Por simple que sea, un halago crea un círculo vicioso de positivismo entre quien lo da y quien lo recibe. Eso sí: solo funciona si el cumplido es sincero y auténtico.
  5. ¡Muévete! Ponte tus zapatos más cómodos y sal a pasear mientras escuchas música que te anime o tu emisora de radio favorita. Que el ejercicio te hace más feliz no es un mito. Es algo real y tiene que ver con las endorfinas, un neurotransmisor clave para la mejora del estado de ánimo y la sensación de bienestar.
  6. Echa una mano. Ayudar a otra persona también te ayuda a ti. Si quieres mejorar tu humor de manera instantánea, esta es la manera. Ayuda a alguien a pintar su cuarto, cede tu asiento a quien lo necesite o regala esa ropa que ya no usas a quien pueda darle servicio.
  7. Socializa: ¡Llama a un amigo y quedad para tomar un café! Ver a otras personas e intercambiar ideas puede ayudarte a coger perspectiva sobre tus problemas y dejar de verlos tan dramáticos como parecían. Además, el simple hecho de estar con otros te distraerá y le dará un descanso a tu mente. Antes de que te des cuenta, ni te acordarás de qué era lo que te estaba provocando el malhumor.
  8. Date un capricho. No olvides cuidar de ti. Regálate un ramo de flores, invítate a un café caro o date ese masaje que hace tanto tiempo que necesitas.

     

    ¡Te lo mereces!

Artículos relacionados

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email