Bienvenidos al Blog de Ysana Vida Sana
Seleccionar página

Cómo se desarrolla la memoria

“Memory is the diary we all carry about with us” so said Oscar Wilde. But are some people’s diaries more accurate than others?

Todos hemos deseado en algún momento de nuestra vida tener una mejor memoria. Sobre todo en nuestra época estudiantil. Optimizar el tiempo de estudio es quizá una de las mayores preocupaciones de los estudiantes, sobre todo cuando se acerca el momento de los exámenes finales y se hace necesario aprender todo lo que contienen los libros y los apuntes.

La memoria, es considerada como una de las principales aptitudes de un buen estudiante y, pese a que haya personas a las que la naturaleza haya dotado con más capacidad para memorizar que a otras, lo cierto es que existen algunos trucos o consejos que pueden ayudar a estimularla y desarrollarla, lo que puede resultar muy útil también en la etapa profesional.

Porque la memoria, como el cerebro, requiere entrenamiento. Si se entrena, si se ejercita con frecuencia, constancia y disciplina, funciona mejor.

1. Leer: La rutina para ejercitar tu memoria comienza con una actividad sencilla y sumamente placentera: leer. Cuando leemos, mejoramos nuestra comprensión del lenguaje, ampliamos el vocabulario y estimulamos la imaginación, un proceso que pone la máquina de nuestro cerebro a máxima potencia. Y cuando la mente está en forma, la capacidad de almacenar y recordar se amplía. Para que te hagas una idea, leer significa para la memoria lo que salir a correr significa para un atleta. Y cuenta a los demás lo que has leído. Cuando articulamos un relato, buscamos en nuestros recuerdos, echamos mano de la imaginación y estructuramos las ideas, y todo ello en cuestión de segundos. Pocos ejercicios estimulan tanto la memoria, y sin apenas esfuerzo, como el hecho de narrar una historia.

2. Dibujar mapas mentales: El filósofo Cicerón, que vivió en Roma en el siglo I a.C., podía recitar un discurso sin apoyarse en ninguna nota escrita. Como explicó en su obra De Oratore, el misterio de su habilidad radicaba en los palacios mentales. Esto es, Cicerón pensaba en un edificio que le fuera familiar y decoraba cada estancia con cuadros que remitían a ideas de su discurso (de nuevo, asociación de conceptos). Lo único que tenía que hacer al comenzar a hablar era pasear en su mente por el edificio, deteniéndose en cada cuadro que encontraba a su paso.

3. Cuidar la alimentación: Los alimentos que come- y que no come- desempeñan un papel sumamente importante en su memoria. Los vegetales frescos son esenciales, así como las grasas saludables y evitar el consumo de azúcar granos y carbohidratos.

4. Dormir las horas necesarias: son numerosos los estudios que han destacado la importancia del sueño en la mente humana. Por un lado las horas que dormimos influyen en nuestras capacidades cognitivas y por otro al dormir nuestro cerebro procesa lo memorizado durante el día, lo cual facilita el aprendizaje. Una investigación de Harvard indica que las personas son 33 por ciento más propensas a inferir conexiones entre ideas distantes después de dormir,3 pero pocos se dan cuenta de esta mejora en su desempeño. El sueño es conocido por mejorar su memoria y ayudarlo a “practicar” y mejorar el desempeño de tareas difíciles. De hecho, una sola noche de sueño durante cuatro a seis horas puede impactar en su habilidad de pensar con claridad al siguiente día.

Se cree que el proceso de crecimiento cerebral o  neuroplasticidad , es la base de su capacidad cerebral para controlar el comportamiento, incluyendo el aprendizaje y la memoria.

La plasticidad ocurre cuando las neuronas son estimuladas por eventos o información del medio ambiente. Sin embargo, el sueño y la pérdida de sueño modifican la expresión de varios genes y productos genéticos que podrían ser importantes para la plasticidad sináptica. Adicionalmente, ciertas formas de potenciación a largo plazo, un proceso neural relacionado con la fijación del aprendizaje y la memoria, pueden desencadenarse durante el sueño, lo que sugiere que las conexiones sinápticas se fortalecen mientras duerme.

5. Relaciónate: Mantener relaciones con amigos y disponer de una red social amplia ha demostrado ser un factor asociado con una mejor memoria, tal como concluyen un equipo de investigadores australianos en una reciente publicación en el Journal of Aging Research. En el estudio, aquellos que mantenían mayor contacto con amigos cercanos en particular y una mayor red social en general, mantuvieron un mejor rendimiento en pruebas de memoria tras un  seguimiento de 15 años.

https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2014/05/17/trucos-para-mejorar-la-memoria.aspx

Artículos relacionados

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email